¿Qué es AIDA?
Conseguir tu Trinidad Audio jugador listo...

¿Alguna vez has oído hablar de AIDA? Pues el Modelo AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción) es un tipo de comunicación que estimula una respuesta a la acción, es decir, es un Modelo estímulo-respuesta.

Así, el objetivo de la comunicación es captar la atención de la audiencia, despertando su interés, provocando deseo y llevándole a la acción. En definitiva, el Modelo proporciona una secuencia para conducir a un resultado específico, que podría ser la compra de un producto o servicio, por ejemplo.

En este post te explicaremos un poco más sobre el Modelo AIDA y cómo utilizarlo para conseguir que el cliente compre tu producto o servicio. Tú verás:

  • ¿Qué es AIDA?
  • ¿Cuál es el origen del modelo?
  • Los pasos del modelo AIDA (y cómo utilizarlo):
    • Atención
    • Interés
    • Deseo
    • Acción
  • Variaciones AIDA
  • Conclusiones

¿Qué es AIDA?

El Modelo AIDA es un método utilizado por los equipos de marketing y ventas, centrándose principalmente en el comportamiento de los usuarios. Así, como ya se ha comentado, funciona con estímulo-respuesta. El Modelo se basa en que el cliente pasa por un ciclo, el viaje de compra, que va desde el primer contacto con el servicio/producto hasta el momento de la decisión de compra.

El modelo es ampliamente utilizado en redacción. Y es importante entender que el método puede apuntar no sólo a las ventas, sino también a generar dirige y otros objetivos de marketing.

¿Cuál es el origen del modelo?

En 1898, Elias St. Elmo Lewis (1872 – 1948), un pionero de la publicidad, buscó optimizar el proceso de ventas. El foco estaba en la interacción entre vendedor y comprador, buscando llamar la atención para informarles sobre el producto, y luego transformarlos en clientes. Surgió el Modelo AIDA.

Así, el modelo evolucionó hasta alcanzar su formato actual, con un importante uso en marketing digital.

Los pasos del modelo AIDA (y cómo usarlo)

Atención:

En primer lugar, capturar la Atención Desde la audiencia debes hacerles ver que tienes la solución a su problema. Así, se puede hacer a través de un slogan atractivo, una promoción imperdible, una titular poderoso en un correo electrónico o una imagen destacada.

La idea es que el público se dé cuenta de la oferta. En este punto es importante utilizar colores y elementos llamativos. Los textos también deben incitar a la curiosidad para que el persona ser llevado al siguiente paso.

Debes utilizar aquí un llamada a la acción, ya sea en un correo electrónico, una página web o un anuncio. Recuerda que la primera interacción es fundamental, así que elige con cuidado qué se mostrará a tu cliente potencial.

Interés:

Ya has conseguido la atención de tu pieza, así que ahora es el momento de ganar el Interés. Esto se hará con un buen texto sobre su producto o servicio. Ten en cuenta que debes resaltar muy bien las ventajas del producto/servicio y no limitarte a enumerar sus características. Una simple descripción no es suficiente para atraer el interés de tu persona. Lo que importa son los beneficios que le aporta.

Deseo:

A continuación, atrae el Deseo usando desencadenantes mentales como estrategia. Después de todo, no es tan sencillo atraer el deseo por algo.

Y si en las dos primeras etapas el camino es más corto, en esta fase puede ser más largo. Esto se debe a que el cliente potencial lo analizará más detenidamente.

Los testimonios y testimonios, por ejemplo, como prueba social, valen mucho para mostrar una satisfacción real y sirven como motivador, aportando confianza para que el prospecto se convierta en cliente.

Acción:

Finalmente, para conducir a Acción, utilice un llamado a la acción visible que realmente conduzca a conversión. Si has traído hasta aquí a tu cliente potencial, debes saber llevarlo hasta el final, de forma clara y objetiva. El flujo aquí debe ser coherente, teniendo en cuenta el recorrido de compra.

Los estímulos pueden facilitar la toma de decisiones y los desencadenantes deben conducir al final del embudo de ventas. Cree una sensación de urgencia, descuentos y utilice otras formas de acortar el camino hacia la acción.

Variaciones AIDA

Existen algunas variaciones del Modelo AIDA, modificadas por expertos, formando modelos personalizados. Esto también sucedió gracias a los medios digitales.

Algunos incluyen pasos posteriores a la compra, pero todos tienen la misma columna vertebral. Veamos algunos:

  • AIDA modificada: Conciencia –> Interés –> Convicción –> Deseo –> Acción;
  • AIDA: Atención –> Interés –> Deseo –> Acción –> Satisfacción;
  • AISDALES: Conciencia –> Interés –> Búsqueda –> Deseo –> Acción –> Me gusta/No me gusta –> Compartir –> Amor/Odio;
  • Modelo McGuire: Presentación –> Atención –> Comprensión –> Desempeño –> Retención –> Comportamiento.

Conclusiones

Finalmente, pensemos en lo que el Modelo AIDA puede hacer por su negocio. Es antiguo, pero actual y eficiente.

Pero para que funcione, es importante crear un flujo que tenga sentido y esté bien planificado. Por tanto, utiliza disparadores mentales en las diferentes fases de tu embudo, sin exagerar. Entender lo que el cliente necesita y estar alineado con sus necesidades.

Después de todo, tu producto/servicio debe presentar la solución al problema del cliente, pero esto debe quedar claro en tus piezas.

¿Te gustó esta publicación? ¿Qué tal descargar nuestro libro electrónico sobre marketing viral?

Qué es AIDA y cómo influye en las decisiones de compra
Etiquetado en:                
es_MX